An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy808
mod_vvisit_counterAyer657
mod_vvisit_counterSemanal4314
mod_vvisit_counterMensual16059
mod_vvisit_counterTodos2103321

DESDE MI BALCON NATALINO: PUERTO NATALES, CAPITAL DEL MUNDO MOCHILERO

Escribe: Ramón Arriagada

                              No deja de ser la mejor noticia en muchos años,  la que trajo la famosísima revista norteamericana “Backpacker”,  en el sentido que nuestro Parque Nacional Torres del  Paine, fue considerado en el segundo lugar de las preferencias mundiales,  de quienes parten a recorrer el mundo con una mochila en sus espaldas. Sólo superado por “Anapurna” en Nepal. Es el mérito de cómo esta pequeña ciudad del fin del mundo, acoge con cariño a tanto romántico viajero, que con sacrificio llega hasta la Patagonia. Es un premio para los natalinos del turismo aporreado y proletario

                                 Aún recuerdo los años duros, cuando después del casi enfrentamiento de 1978 con  Argentina,  muchos hogares de mineros del carbón  tuvieron que reconvertirse. Abruptamente las autoridades argentinas decidieron reemplazar a los obreros chilenos de Río Turbio,  por “bolitas” provenientes de sus provincias nortinas. Los argentinos despreciados y marginados, vinieron a  reemplazar a otros hijos de la marginación, como lo eran los migrantes  chilotes, obligados a buscar trabajo en tierra ajena.

 

 

                              Fueron las mujeres de los mineros sin trabajo que visualizaron tímidamente,  que en sus humildes pero confortables hogares, podían por unos pocos dólares, dar descanso y alimentación a aquellos lejanos viajeros.  Los gringos felices, ahorraban instalar carpas y seguir alimentándose con comida rápida, poco reconfortante para el gasto de  energía en sus largas caminatas.

 

                            Se dio una muy bonita simbiosis, entre ese hogar natalino y  los desgarbados visitantes, que  a veces ni siquiera cabían en nuestros exiguos “catres de una plaza”.  La bonhomía y la dadivosidad  de los receptores en sus modestos hogares, se conoció por todo el planeta mochilero.   Las recomendaciones, dieron paso a una presión no esperada por los improvisados  hospederos. Nace la solidaridad de nuestro pueblo. Desde pasar su propio dormitorio, hasta recomendar a vecinos dispuestos a iniciarse en la actividad.

 

    Conozco la red informal que ellas han generado en el tiempo. Ahora ya tienen una asociación de casas de hospedajes con uniforme y todo. Institucionalizadas,  hasta se dan tiempo para denunciar a los “clandestinos” en su actividad.

 

                     Muchos son quienes han contribuido a esta distinción mochilera  mundial.  Qué decir de los funcionarios de la Conaf en el interior del Parque.  En resumen,  se ha premiado a toda la comunidad natalina,  que contribuyó a ser  amable y receptiva para estos viajeros. 

 

                     La revista “Packpacker” no vendrá a entregar galardones,  pero con motivo de nuestro próximo  Centenario como ciudad, el próximo año, son  mis candidatas para recibir la medalla de “Protagonistas de un Siglo”.