An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy234
mod_vvisit_counterAyer674
mod_vvisit_counterSemanal908
mod_vvisit_counterMensual12653
mod_vvisit_counterTodos2099915

DESDE MI BALCON NATALINO: EL DICKSON SI QUE ¡NO!

Ramón Arriagada:

  Los días sábados por la mañana desde un programa radial, nos juntamos  para conversar de temas que están en la agenda natalina de la noticia.   Es bonito el esfuerzo, pues a través de un lenguaje sencillo,  los auditores se interiorizan sobre  temas  que creemos pueden  ser de interés.

 

 Hemos comprobado una buena audiencia, sobre todo de un  grupo de auditores cautivos. La globalización provoca reacciones y una tendencia a la glocalización.  Hay una avidez para escuchar  opiniones  exclusivamente de lo local. 

En el último programa, conversamos largamente con nuestro  Premio Nacional de Historia, Mateo Martinic.  La comunicación telefónica con el entrevistado, no fue obstáculo para sentir  la cercanía de un hombre,  que conoce muy bien nuestra comarca.  Cuando la naturaleza  ha modificado un accidente geográfico; cuando este punto en la tierra está  en  los límites  de Chile con Argentina; más aún cuando  el retroceso de un ventisquero les ha despejado  territorio a nuestros vecinos.  La voz autorizada para responder es Mateo Martinic.

 

 

El lugar de preocupación  es  el Lago Dickson y su ventisquero,  es decir,  uno de los lugares más hermosos de nuestro Parque Nacional  Torres del Paine.  A la pregunta nuestra, sobre si Argentina trajera por aire una  construcción e instalará en el lugar una avanzada de su Gendarmería, el erudito historiador fue lacónico y directo, contestó… “Están en su derecho”.

 

De la respuesta anterior y sin ser  analista internacional,  la instalación  policial argentina, sería el principio del círculo siempre virtuoso para la diplomacia argentina.  Se podría repetir  el mismo escenario de Laguna del Desierto. Luego del primer asentamiento territorial, vendrían los  preparativos para hacer efectiva, la llamada soberanía por presencia.  Es como  en el fútbol, adelantar las líneas, para dejar offside al atacante.

 


Para quienes estamos en estos territorios tan olvidados y tan dejados de lado por  la eterna dictadura del centralismo,  el regalo de la naturaleza a nuestros vecinos argentinos es preocupante.  Un estadista chileno no hace años, ha reconocido que el secreto de  la política exterior  chilena es que no tenemos política internacional.

 

En las relaciones internacionales con nuestros vecinos,  todos se reduce a las  “cuestiones”; la cuestión peruana, la boliviana, la argentina,  la ¡Cuestión del Campo de Hielo Sur!

 

¿Quién nos asegura  que la diplomacia chilena, hoy si escuchará a Mateo Martinic?  .  La historia, aquella ciencia  amenazada por audaces ingenieros comerciales,  nos dice que si en 1965, los diplomáticos chilenos  hubiesen leído el artículo de Martinic en  “La Prensa Austral” (18.6.1965) otro destino habría tenido nuestra añorada Laguna del Desierto.