An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy791
mod_vvisit_counterAyer657
mod_vvisit_counterSemanal4297
mod_vvisit_counterMensual16042
mod_vvisit_counterTodos2103304

DESDE MI BALCON NATALINO: EL EPICENTRO SE SIGUE LLAMANDO: CONCEPCIÓN

Escribe : Ramón Arriagada

 

En estas fiestas navideñas,  unos días de permanencia en Concepción, para constatar que tenía razón en sus elogios premonitorios Alonso de Ercilla. El cronista hispano refiriéndose a la gente  que allí vivía, en tiempos de la conquista de Arauco;  decía que  era  “tan granada, tan soberbia, gallarda”.  Pese a lo terrible sucedido, hoy, después del castigo de la naturaleza,  no hay desesperanzas, ni deseos de partir. Cada cual en lo suyo, sabiendo que muchas tareas de la reconstrucción, deberán enfrentarlas con la incomprensión del centralismo planificado de Santiago,  desde donde se sigue manejando las regiones con la cultura de la improvisación.

Las expresiones de un cientista social penquista, grafican el sentir de la gente, “estamos golpeados, asombrados, con posiciones polarizadas, incluso hablando de un año maldito;  la reflexión puede venir este año 2011, con menos emociones y acusaciones mutuas”. Mientras la gente de a pié, aquella que no intelectualiza lo sucedido, emprende el difícil camino de la reconstrucción personal, familiar y material;  cunde en los círculos académicos y políticos acusaciones hacia las autoridades de la época aquella.

 

Se habla de graves omisiones y falta de servicio del Estado. Una decena de  demandas por los hechos ocurridos con posterioridad al terremoto;  víctimas y heridos del tsunami, como afectados por los saqueos.  Un abogado, acusa a Bachelet y Tohá (  Intendente de Bío Bío) de “pusilánimes” que bien sabemos significa ser débil de alma o persona que enfrenta la vida con temor. Agrega, que actuaron con pasividad y  lanzaron a la  calle a los militares a la “hora nona, cuando el daño al comercio ya era un hecho público”.

 

Otro miembro del foro,  al parecer no patrocinante de querellas millonarias, responde que el Estado no puede ser acusado  por falta de servicio.  Los gobernantes de los días del terremoto, dice,  no contaban con una organización de alerta operada por funcionarios, que en pleno siglo XXI, no hablaban inglés;  quedando incomunicados  con sistemas internacionales, que notifican alertas “ de hechos mortíferos sólo por fax,  que desactivan alarmas erróneamente,  sistema de comunicación que no funcionan en urgencias… y una organización militar que no es capaz de controlar inmediatamente la segunda  ciudad de Chile”

Pero las querellas mezquinas de los hombres, que transitan por la senda de la ganancia  legal y política, deja también espacio para la recuperación  de quienes a la adversidad oponen  la  dadivosidad. Hubo cien mil familias que lo perdieron todo. En noviembre comenzaron a nacer los hijos concebidos en los días siguientes al terremoto.  Con optimismo es saludable  destacar que este año 2010,  se han registrado en los territorios dadivosos regados por el Bio-Bío, 1600 embarazos más que en el año 2009.