An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy234
mod_vvisit_counterAyer674
mod_vvisit_counterSemanal908
mod_vvisit_counterMensual12653
mod_vvisit_counterTodos2099915

DESDE MI BALCON NATALINO:LA LEY DEL HIELO

Por: Ramón Arriagada ( Sociólogo)

 Caleta Tortel, pueblito ubicado en la parte sur de la provincia vecina de Aysén, se estaba convirtiendo en un exportador no tradicional de un producto impensado  de comercializar.  Un emprendedor  había  iniciado actividades auspiciosas a través de  “Patagonice”, empresa dedicada a enviar  hielo milenario desprendido desde los ventisqueros cercanos a  Tortel,   al norte.

 

Indagaciones de la PDI, lograron desbaratar esta banda  con amplias ramificaciones para tan frío negocio.   Lucho Becerra y Jorge Arratia, eran dos capitanes de lanchas  de la caleta, que se encargaban  de llevar al muelle los trozos de hielo milenario.  Cuando los sabuesos los  sorprendieron , estaban embarcando cinco toneladas  a un camión.

 

El gélido soplo vino desde la capital.  Los detectives santiaguinos, descubrieron  en los calenturientos centros nocturnos, que los parroquianos para aplacar  la temperatura de la líbido, eran invitados a beber diversas infusiones  alcohólicas con el hielo más helado del planeta, proveniente de los ventisqueros milenarios del sur de Chile.  Era el valor agregado de un trago en  locales ideados  para hacer notar las diferencias.

 

Escasa difusión tuvo la noticia, pero el jueves pasado, todos los  socios  de tan poco usual negocio, fueron imputados por  el delito de hurto simple, por el  Juez de Letras y Garantía de Cochrane. Todo ello, gracias a que el fiscal del lugar, José Morris, entregó antecedentes probatorios.  Lo más  relevante de todo este asunto;  por primera vez en Chile  a los depredadores de la naturaleza, un tribunal le asigna un valor de lo usurpado. Las cinco toneladas de hielo milenario, fueron valoradas en  $ 3 millones 500 mil pesos.

 

El profesor Acosta en una Universidad  chilena, sorprendía a sus alumnos al preguntarles…¿joven sabe usted cuando vale una bandada de caturras?..señorita ¡ sabe usted cuanto vale un cardumen de merluzas!.  Nadie puede esbozar una respuesta cuerda ante tan impensadas interrogantes.

 

 El colectivo humano, aún  es incapaz de ponerle valor a cuanto cuesta  quemar una hectárea, en el interior de una Reserva de la Biósfera en Chile.  Los ganaderos aún no calculan, cuanto cuesta la depredación de una hectárea  devorada por hambrientos guanacos, luego del incendio.  Nadie le ha puesto valor, a cuanto vale  la contaminación de 1 metro cúbico en el Rio Serrano, en el Lago Pehoé o en el Nordenskjold.

 

Refrescantes son por tanto las noticias de que nos llegan del norte, no de la capital  contaminada, sino de Caleta Tortel.