An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy807
mod_vvisit_counterAyer657
mod_vvisit_counterSemanal4313
mod_vvisit_counterMensual16058
mod_vvisit_counterTodos2103320

DESDE MI BALCON NATALINO: EL CENSO Y EL SINDROME DEL OREJA DE PALO


Escribe: Ramón Arriagada

 

No puede ser lo mismo para un estadista,  que la disminución de población de pueblos rurales como Futrono, Paillaco, Treguaco o Portezuelo,  estén al mismo nivel de preocupación y análisis del revés demográfico de Puerto Natales,  reflejado  en el último Censo.  Nuestra ciudad, capital de la  provincia de Ultima Esperanza, con territorios que son el 10 %  de la superficie de Chile, tenía el  2002, según la medición censal de ese año, 18.832 habitantes;  diez años después somos menos, pues logramos reunir tan sólo 18.507  personas residentes.

 Aquí el arraigo es esquivo. Sobrevivir el Puerto Natales es difícil.  Es cierto,  el país tampoco  ha progresado en población. Nos estamos envejeciendo. Hay una alarmante acentuación de la caída  poblacional. Muchos optimistas creen que Chile, ha llegado a una estabilización  de su población.  Claro, que pésimamente mal distribuida – como la riqueza-  puesto que Santiago ya acumula al 41 por ciento de los chilenos.

 

Hay otros países latino-americanos que muestran estos mismos síntomas demográficos, entre ellos Argentina.  Pero es una verdad dolorosa decir que ellos se han jugado por poblar sus territorios en la Patagonia.  No,  otra explicación tiene que la Provincia de Santa Cruz, nuestra vecina,  desde  el año 2000 al 2010, aumentó  en un  38  % sus residentes.  El Calafate, ciudad base para el turismo hacia  el ventisquero Perito Moreno, el año 1991, contaba con 3.940 pobladores,  en el último Censo (2010)  con sus   18.896 residentes, supera a Puerto Natales, ciudad base del turismo hacia el Parque Nacional Torres del Payne.

 

¿Qué y quienes nos han llevado a esta  inferioridad demográfica?.  En primer lugar la dictadura del centralismo y sus autoridades nominadas, de este gobierno y  de los otros.  Tozudez al  pretender  que  también aquí el mercado todo lo regula, generando un Estado-Ausente.  Leyes de excepción distribuidas al boleo con  “estancos”  amurallados, que generan odiosas diferencias.  Obras públicas desarrolladas sólo por y para el turismo,  sin considerar a los nativos, para los cuales no hay temporadas altas  ni bajas;  para la vergüenza regional, el  aeropuerto de Natales.

 

 Las autoridades aquejadas por el síndrome de la oreja de palo, que nada escucha, no supo que en Natales sus parturientas no podían dar a luz;  no acusó  recibo de la disminución  de las matrículas en  la educación natalina;  se desentendió de cómo las grandes inversiones en la vecina Río Turbio

( Argentina) gatillarían  la partida de  muchos de sus habitantes.

 

 A lo mejor, ahora le echarán la culpa al Censo.