An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy604
mod_vvisit_counterAyer746
mod_vvisit_counterSemanal3453
mod_vvisit_counterMensual15198
mod_vvisit_counterTodos2102460

DESDE MI BALCON NATALINO:LECCION APRENDIDA EN UN AÑO PERDIDO

Escribe : Ramón Arriagada      

 Seguiré  sosteniendo que los gobiernos de la Concertación quedaron en deuda con Ultima Esperanza.  Fue  muy difícil para los dirigentes sociales, que nos tocó enfrentarnos con Intendentes y autoridades centrales, convencerlos que  esta  provincia presentaba serios problemas para retener población, lo que desde el punto de vista de la soberanía era contraproducente.  Los problemas de supervivencia de Puerto Natales, van más allá de  modernizar  sus aceras y renovar sus plazas.

 

Estamos saliendo de una las temporadas más negativas para la actividad turística en muchos años:  han confluido factores tan poco predecibles como  el recrudecimiento de las crisis económica y  la catástrofe dejada por el sismo de la zona central. El sector pesca,  que entregaba plata fresca a la economía local,  hoy está a la deriva porque no hay compradores para sus productos.  Dos  problemas estructurales de nuestra economía,  los cuales por la situación  económica del país no podrán ser mitigados. Podríamos comenzar a hablar que este será para Ultima Esperanza  un año perdido.  Ante éste tan poco auspicioso y realista panorama, sólo queda esperar y rogar  que nuestra primera autoridad regional,  llame a  los integrantes de los Grupos Tantaucos,  a repensar la  estrategia regional a la luz de los nuevos hechos.   Pero la tarea más difícil para las nuevas autoridades, respecto a las aspiraciones  natalinas, será  convencer a los dirigentes sociales que hay un cambio de estilo sobre el papel de las autoridades como intendentes y gobernadores.  Personeros no sometidos a la dictadura del centralismo.  Funcionarios capaces de entregar respuestas políticas  y no titubeos acompañados de sobadas de espaldas. Cuando se designa nuevas autoridades hay complacencia.  Carlos Larraín, Presidente de Renovación Nacional dice en una entrevista sobre Max  Salas,  nuestro  actual Gobernador, que su elección  “no fue  política”;  a reglón seguido el lenguaraz dirigente señala “ es una persona que tiene cualidades, que pinta como un líder local, que tiene juventud y que, por lo tanto, tiene energías”.   

Frases tan conceptuosas  y de buena crianza, como las anteriores escuchó Mario Margoni al asumir la Gobernación en  épocas concertacionistas. Es la zanahoria que muestran todos los burócratas del centralismo. Pero cuando Mario dijo que Natales necesitaba leyes de excepción,  le dieron con el garrote y adiós Gobernador… que pase el siguiente.