An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy808
mod_vvisit_counterAyer657
mod_vvisit_counterSemanal4314
mod_vvisit_counterMensual16059
mod_vvisit_counterTodos2103321

DESDE MI BALCÓN NATALINO:LOS VISITANTES QUE NECESITAMOS ESTÁN CERCA

Fin de semana largo, me dejo caer por Concepción. La capital del Bio-Bio sigue en su ritmo vital. Me impresiona su actividad comercial.

Pese a la invasión de “malls” y grandes superficies comerciales de ventas en retail, su centro comercial no pierde fortaleza. Aunque ya no están las antiguas paqueterías y tiendas cobijadas hasta antes del terremoto en antiguos edificios. Todos pensaron, que luego del gran sismo, muchos partirían de Concepción a buscar lugares menos traumáticos, pero en este país con una cordillera que es un cinturón de volcanes, ¿ Dónde se puede arrancar?.

La región del Bio-Bio, más conocida como la “Octava”, ya ha llegado a los dos millones de habitantes. Los penquistas, habitantes del Gran Concepción, se consideran en extremo regionalistas, aunque envidian a los magallánicos y les gustaría en su fuero interno alcanzar el “ethos” o identificación -que según ellos - más que en ninguna otra región, se ha logrado aquí. Contribuye además su condición de no formar parte de la columna vertebral del Chile, que parte de Santiago a Puerto Montt y se desplaza por la gran carretera concesionada, de la cual, Concepción es un “ramal”.

La “Octava” es una región de grandes contrastes. Tiene ciudades donde la cesantía puede llegar hasta el 13 por ciento, sobre todo en su cordón campesino de Ñuble y Arauco. Pero al mismo tiempo es buscada por jóvenes de todo Chile, que quieren estudiar en las aulas de sus universidades; para este año se contabilizan 120 mil estudiantes en sus diversos establecimientos de Educación Superior. Sectores de profesionales de alta calificación e ingresos, han generado barrios residenciales, con casas tan costosas como aquellas que se ven colgando de los cerros en la cota mil en Santiago. Concepción es una ciudad que atrae a hipocondríacos y enfermos verdaderos; laboratorios, clínicas, hospitales, consultorios, son un negocio floreciente; para vitrinear y elegir, siempre que se tenga una buena Isapre.

A los penquistas no les gusta Santiago ni menos Viña del Mar por un asunto de ADN o de piel, como aseguran ellos. En fines de semana como el reciente, parten a la zona de los rios y lagos; su poder adquisitivo los hace agotar acomodaciones hoteleras. Serían felices de venir a conocer la Patagonia, siempre y cuando tuvieran la conectividad aérea rápida como la que hoy ofrece Sky desde Concepción a Puerto Natales. Escuché profusamente en radioemisoras la publicidad del inicio de los vuelos. Pero necesitan más información, pues creen que el turismo nuestro está reservado sólo para gringos.