An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy613
mod_vvisit_counterAyer746
mod_vvisit_counterSemanal3462
mod_vvisit_counterMensual15207
mod_vvisit_counterTodos2102469

DESDE MI BALCON NATALINO:LOS OTROS VOTOS DEL OBISPO BASTRES

Escribe :Ramón Arriagada

El Obispo, Bernardo Bastres, ha encendido luces de alarma por el record de ausentismo y abstención electoral en Magallanes. Dice estar preocupado porque el 70 por ciento de los ciudadanos en edad de votar, no lo hicieron en las últimas elecciones. Además proclama, aquello que todos tememos, la deslegitimación de autoridades por parte de los movimientos sociales, ante la cantidad tan esmirriada de votos, de aquellos, que ocuparán cargos de representación popular.

De paso, el Obispo, concede un papel primordial para estudiar las motivaciones del ausentismo, a profesionales de las ciencias del comportamiento social, como son los sociólogos. Más allá de agradecer su ponderación por una profesión, tan poco comprensible para burócratas y gobernantes en tiempos en que todo es plusvalía; llama la atención, que una autoridad espiritual enfatice el descontento del ciudadano con el mundo social y político. Todo ello, en momentos, en que se lanzan al ruedo innumerables personajes que quieren para ellos representación popular.

 

Como las estructuras partidistas están ausentes, aquellos que optan a cargos en las próximas elecciones manifiestan, erigirse como tales porque “ me lo han pedido, incluso gente opositores a mi manera de pensar”. Esto, mientras en el Congreso, el partido más retardatario de nuestra historia política; contradiciendo a un mandato de su propio Presidente, escamotea perniciosamente los votos que posibilitarían, uno de los saltos más trascendentes de la historia republicana, cual es, la elección de consejeros regionales.

Nuestros leviatanes políticos, no dan la cara para declarar el porqué de su negativa, arrastrando a la política, como noble actividad humana por el abismo del desprestigio. Están legitimando uno de los sistemas de elección más perniciosos de nuestra vida ciudadana, como lo es, la forma de designar actualmente los consejeros regionales. El ciudadano común presencia tantas maniobras inmorales, ideadas para mantener los privilegios de la Constitución pinochetista; hay la sensación que la lógica conservadora: “cuando hierve la olla sube la escoria”, se volverá contra ellos mismos, los escuderos del binominal.

Es altamente satisfactorio, para quienes pensamos que la democracia, hay que engrandecerla con más democracia, que una autoridad moral, como el Obispo Bastres, aporte con su preocupación en buscar un diagnóstico para entender la falta de participación ciudadana. El buen pastor pide el apoyo de la sociología para entender la indiferencia de los electores, sabiendo que los hechos no ocurren porque sí.