An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1245
mod_vvisit_counterAyer1170
mod_vvisit_counterSemanal3707
mod_vvisit_counterMensual29497
mod_vvisit_counterTodos2047358

DESE MI BALCON NATALINO:VISITANTE TESTIMONIAL

 

Escribe Ramón Arriagada

Al escribir  hoy martes por la mañana, antes de regresar a Puerto Natales, más que columnista me siento reportero.  Este lunes, tal como lo adelantara la semana pasada,  he asistido invitado a una jornada de historia de la Patagonia en Calafate, la ciudad que crece y crece junto al Lago Argentino.  Tuve una oportunidad a lo mejor irrepetible; compartir una mesa redonda con  Osvaldo Bayer, historiador que desenterrara los cruentos sucesos de Santa Cruz de 1921, a través de su afamada obra “ La Patagonia Rebelde”.

Tal vez sea difícil nuevamente tener por estas lejanías a Osvaldo Bayer.  Sus ochenta y cinco años de vida, ya son  difíciles de sobrellevar en continuos viajes, entre sus dos residencias en la Tierra. Debe estar junto a su numerosa familia en Alemania, donde viajó en los tiempos de la dictadura de Onganía,  al triste exilio, cuyo peso implacable se siente, cuando se quiere repatriar a la familia. Bayer no puede dejar de venir a su tierra natal, pues a su residencia en Buenos Aires, llegan día a día invitaciones para tenerlo como expositor en jornadas  de reflexión como la del lunes en Calafate.

 

Esta visita para Bayer tenía un carácter especial. Las autoridades de esa ciudad, saben que son muchos los visitantes, que  han conocido la Patagonia, gracias a los relatos del octogenario historiador.  Para responder a dicha inquietud, cerca de la Estancia “Anita” lugar donde están las fosas comunes con los peones fusilados - en el camino hacia el Ventisquero Perito Moreno- se ha levantado un memorial que recuerda el trágico episodio de diciembre de 1921. Me informan, que están muy adelantadas las conversaciones con la familia Braun, para donar al estado argentino el campo donde se registraron los fusilamientos y están sepultados muchos compatriotas nuestros, huelguistas ya rendidos ante el ejército argentino.

Algunas impresiones en este viaje a Calafate.  Parece increíble  que un pueblito, que hasta hace 20 años, lo veíamos pequeñito y armonioso, hoy ya es una ciudad de 20 mil habitantes. La preocupación de los gestores del turismo local, son las mismas nuestras; la crisis ha hecho disminuir la llegada de turistas europeos;  los bulliciosos españoles han sido reemplazados por los adustos y exigentes visitantes teutones.

En su próximo viaje a Calafate, debe visitar el impresionante  “Glaciarium”, una edificación que simula un ventisquero, donde el visitante queda informado sobre los campos de hielos de la Patagonia.  Si sumamos a este “templo” científico, lo que nuestros vecinos están haciendo en El Chaltén,  llegamos a la conclusión que la llamada “soberanía por presencia”  es un afán de cada día.