An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy345
mod_vvisit_counterAyer666
mod_vvisit_counterSemanal345
mod_vvisit_counterMensual12090
mod_vvisit_counterTodos2099352

DESDE MI BALCON NATALINO: EN TIEMPOS DE LAPSUS

 Escribe: Ramón Arriagada     

 

 

 

 

  La política, luego de asumido el nuevo gobierno, con los problemas inherentes a la normalización del país, no se ha prestado para mucho debate.  En el estreno de las nuevas autoridades, el periodismo ha optado por ir festinando los lapsus, metidas de patas o yerros de los recién asumidos;  siendo  el mejor exponente el propio Presidente.  Con una personalidad expansiva, Sebastián Piñera,  es como un adolescente hiperkinético que no mide el efecto de sus actos salidos de protocolo o de sus decires.

 

 

 

 

En el recuento de sus actos fallidos, furcios o lapsus, están lo del “marepoto”,  el haber dado ya por muerto al poeta Nicanor Parra y el más genial, el haber evocado la sobrevivencia en la Isla de Juan Fernández de Robinson  Crusoe, cuando hasta un niño de  quinto año básico, sabe que este es un personaje imaginario creado por el novelista inglés Daniel Defoe.       No es el primero en equivocarse con el  sobreviviente famoso. En el fervor de una campaña política argentina, Carlos Mennen dijo a la muchedumbre que lo escuchaba… “¡Acá no se trata de sacarles a los ricos para darles a los pobres, como lo hacía Robinson Crusoe!”;  traicionado por hablar y después pensar, se olvidó que el personaje era Robin Hood.       Los políticos argentinos, muy viscerales e impulsivos son los campeones de los “lapsus”.  Como aquel dirigente justicialista Herminio Iglesias  que en una conferencia de prensa muy alterado afirmó “ El peronismo triunfará conmigo o sinmigo”;   o la salida de madre de Hugo Moyano, máximo dirigente de la CGT, quien afirmó ante la crisis de su organización… “Vamos a resurgir como el Gato Félix”,  seguido por una risotada generalizada de los asistentes, que bien sabían que se trataba del  “Ave Fénix”.     En Chile en tiempos de dictadura, todos esperaban los días de participación ante las cámaras de Jose Toribio Merino. Éste trataba de emular a su  superior general, Augusto Pinochet, quien pasó a la historia cuando lanzó su famosa frase, “Estábamos al borde del abismo, hoy hemos dado un paso adelante”.     En  nuestro Natales, también hay algunos registros en cuando a lapsus. Como un Alcalde nuestro que dirigirse a la tripulación de un poderoso barco de guerra de nuestra Armada, inició su discurso diciendo “ Estimados señores marinos, estimados señores sub marinos”.  Pero el lugar de privilegio es para Ricardo Lagos, quien en su visita presidencial, llamó a los natalinos a transformarse  en la  “Capital chilena de la lechuga”.