An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy603
mod_vvisit_counterAyer746
mod_vvisit_counterSemanal3452
mod_vvisit_counterMensual15197
mod_vvisit_counterTodos2102459

DESDE MI BALCON NATALINO: SOCIALMENTE RENTABLE

Escribe: Ramón Arriagada

Le extrañaría a usted escuchar la noticia, que el Estado proporcionará $ 1.750 millones,  para la construcción del nuevo Matadero en  Puerto Natales; la obra tiene un valor total de  $ 2.154 millones,  y la diferencia  la completarán los particulares,  con la valoración de los terrenos donde el futuro edificio estará ubicado. El único compromiso de quienes exploten el edificio es entregarle,  a los habitantes de Puerto Natales,  productos cárneos todo el año.

Ello  parece no creíble,  porque nuestra estructura cognitiva, después de largos períodos de economía de libre mercado, nos ha esquematizado que el Estado,  jamás podrá intervenir en el ámbito de las iniciativas privadas. Pero la excepción la impuso un gobierno genéticamente neoliberal, como el de Piñera, reconstruyendo un teatro. Templo de la cultura, no del consumo.  

En marzo del año 2008 se quemó en el Barrio Bellavista el teatro San Ginés, dedicado por  entero a  llevar obras de teatro y espectáculos a sectores  marginados de expresiones para el espíritu.  Hoy, con el aporte de $ 1.750 millones, más  lo deducible del costo del terreno, el Ministerio de Obras Públicas, ha llamado a propuesta para la construcción de las nuevas instalaciones de San Ginés.

El proyecto se consideró  socialmente rentable y el Core de Santiago lo  aprobó a cambio  de 24 mil entradas anuales  por 12 años para los  estudiantes y adultos de bajos ingresos. A fines de este año estaría listo  para felicidad de Juan Pablo Sáez,  presidente de la fundación cultural,  a quienes los diarios han calificado como el lobbista del año, por la convicción para vender su idea.

No muy lejanos están los días, cuando arbitrariamente, sin alternativas para  nuestra  población, se cerró  el  añoso pero eficiente Matadero. En la imagen colectiva, quedó la idea que se cerraba, pues no podía seguir desarrollando su actividad de sangre y sacrificio animal, al lado, de un  estrellado  hotel que comenzaba a erigirse en la vecindad.

Son muchas las razones de esgrimir para convencer a las autoridades que Puerto Natales,  merece contar con un Matadero.  Es difícil que desde el  sector privado surja la iniciativa para invertir en un proyecto que siendo socialmente rentable -  por la inversión inicial - no es económicamente sustentable.

Se comenta que los veedores metereológicos  desde la torre de control de  nuestro aeropuerto, por el dominio que tienen  del paisaje, detectan rápidamente  concentraciones  de pájaros en los parajes que rodean  Puerto Natales. Evidencia   en la mayoría de los casos, de una verdad,  de la cual somos todos cómplices, el faenamiento ilegal de animales, actividad  que las circunstancias han  erigido como socialmente rentable.