An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy609
mod_vvisit_counterAyer746
mod_vvisit_counterSemanal3458
mod_vvisit_counterMensual15203
mod_vvisit_counterTodos2102465

DESDE MI BALCON NATALINO:LOS SIN BANDERAS

Escribe: Ramón Arriagada

Quiero hablar de mis lecturas de verano.  Le recomiendo buscar en las librerías de  viejos un libro titulado, “Viaje de un chileno a Magallanes en 1914”. Su autor, el representante parlamentario de Chiloé - por aquellos años -  Agustín Gómez García, quien enviado por el Congreso Nacional, nos visitó y escribió crónicas de estos “territorios de deportaciones”.

Denuncia ante el mundo político y la opinión pública nacional,  el daño para la región patagónica chilena,  saliendo de su etapa fundacional, que el gobierno central por presión de la Sofofa, haya establecido la Aduana  en Punta Arenas.  El Congreso Nacional,  autorizó al gobierno en el año 1899 establecer  en Magallanes un  régimen aduanero.  Federico Errázuriz en su calidad  de Presidente de la República,  postergó su aplicación al escuchar a los comerciantes  del lugar.  Pero el 14 de abril de 1912 fue la fecha fatal  y se iniciaron los cobros de aranceles aduaneros.

El diputado Gómez García,  constata en los días de su visita, como los puertos argentinos del  Atlántico  crecen en actividad;   gran parte de la flota de cabotaje chilena, deja de lado nuestro emblema en sus mástiles, para lucir bandera argentina y así no pagar mayores precios en las maniobras portuarias.

Lo lamentable, que el diputado Agustín Gómez en los territorios de Aysén, se transforma en un epígono, de quienes criticaba en su visita a Magallanes. Lo invade la saciedad por  el poder económico sin límites, ello sobrepasa su posición  humanista e igualitaria de la vida.  A fines de 1914, hace noticia, al reclamar  para sí  el territorio continental de la Patagonia central chilena, entre los 43º y 48º Sur. Dice haber adquirido dichos territorios  a un tal Juán Levién, conocido en los territorios de Aysén como  “Gobernadorcillo de los Payos”.

Los grandes propietarios de la tierra de  Magallanes, también presentes en la colonización de la vecina región,  y en el auge de los puertos patagónicos argentinos

( José Menéndez, Mauricio Braun, Francisco Campos y Gastón Blanchard),  pidieron al Estado de Chile investigar  las andanzas del diputado Gómez,  por lugares que ya  estaban concesionados a ellos.

El caso tuvo repercusiones en la prensa, más aún, cuando se descubrió que los derechos reclamados por Gómez,  eran producto de su imaginación y, por ende, de documentos falsos.  Desaforado como parlamentario, el juicio político duró hasta después de su muerte ocurrida el 8 de diciembre de 1926.  Vale la pena conocer a Gómez García,  quien fue genio y figura hasta su sepultura.