An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy342
mod_vvisit_counterAyer666
mod_vvisit_counterSemanal342
mod_vvisit_counterMensual12087
mod_vvisit_counterTodos2099349

DESDE MI BALCON NATALINO:LAS MALVINAS: TIEMPO PARA REFLEXIONAR

Escribe: Ramón Arriagada

A nadie pueden ser indiferente, las manifestaciones que se dan en territorio argentino al cumplirse un año mas del intento  por recuperar las  islas Malvinas.  Hace treinta y un años, nosotros desde la Patagonia, fuimos tan cercanos al conflicto que no pudimos  restarnos a sus  diarias incidencias.  Los recuerdos cobran fuerza para esta fecha.   Muchos seguimos el conflicto al instante,  gracias al acceso  a  las emisiones radiales transandinas.

El ciudadano común chileno,  en su información sobre la ocupación argentina de las Malvinas,  tuvo acceso a  medios, manipulados por la censura gubernamental. Ello,  debido a la colaboración  soterrada,  que los altos mandos de la dictadura chilena prestaban  al imperio inglés.   Actitud justificable para ellos, por la idea que una  derrota  de los dictadores argentinos en su aventura,  eliminaba el peligro  que los juegos de guerra siguieran  en contra de Chile.

La literatura ya llegado a ambos países tiempos de cordura y democracia, han  permitido saber el por qué del secreto que rodeaba el arribo a  nuestro principal campo aéreo en Punta Arenas.  No fuimos dignos vecinos, aún sabiendo  que ellos marchaban por un camino  sembrado de irracionalidades.  Todos sabíamos  que los uniformados argentinos,  estaban aún embriagados por su triunfo en la guerra sucia,  contra un “enemigo interno”,  al cual le  habían inferido treinta mil bajas.  Se vanagloriaban de extirpar el marxismo de su suelo.

Un reciente informe de armamentismo en  América del Sur, demuestra que las Fuerzas Armadas argentinas se han ido quedando muy atrás.  Recientemente el  senador  chileno Baldo Prokurica, presidente  de la Comisión de Defensa de esa cámara, ha señalado,

“ Argentina  es un país muy potente, con un nivel de armamento  bastante bajo, pues en los últimos años se han fagocitado el material, pero históricamente fabrica aviones, tanques, barcos y eso lo podrían recuperar, aunque el camino no es corto y se les dificulta con Inglaterra en contra”.

La aventura acompañada con la derrota física y moral de las Malvinas, su pasado golpista y la desconfianza  subsecuente de los gobiernos civiles le siguen penando a las fuerzas armadas argentinas.     En el año 2011  el presupuesto de defensa argentino llegó a  US$ 3.122, siendo  notoriamente menor al presupuesto chileno, que según  cifras del Banco Mundial llegó a los   US$ 7.955.

Es de esperar que las duras lecciones, de la historia reciente,  beneficien  a nuestros  países de tanta cercanía, sobre todo en los territorios patagónicos.  Si hubiesen resonado con más fuerza los tambores de guerra en  1978,    hoy estaríamos lamentando que  mentes enfermas nos llevaron, al menos en la Patagonia,  a una  guerra civil.