An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy808
mod_vvisit_counterAyer657
mod_vvisit_counterSemanal4314
mod_vvisit_counterMensual16059
mod_vvisit_counterTodos2103321

DESDE MI BALCON NATALINO:LOS PARAISOS DE GOLBORNE

Escribe: Ramón Arriagada

A raíz del nuevo lío de Golborne, recordé un libro que leí a comienzos de año, cuyos contenidos me impactaron, pues estaban referidos a los llamados  “ Paraisos  Fiscales”.  “El Capitalismo Clandestino”  es ese tipo de libros que leemos por curiosidad  sociológica, pero también para interpretar movimientos de dineros, en un mundo donde el sistema de libre mercado ensalza a los “emprendedores” a acumular mucha plata.

El libro, poco apto para ser comentado en la conversación diaria con mortales, preocupados y atribulados de no pasarse de la raya en las tentaciones, que implican  vivir en una sociedad que los motiva a consumir,  está escrito por Godefroy y Lacoumes.  Ellos son dos sociólogos,  que explican al lector las motivaciones para escribir,  sobre las “ovejas negras” de la economía capitalista. 

A quienes optan por estos paraísos, son vistos como,  “parásitos fiscales y financieros que minan la confianza de los inversores y desestabilizan el libre mercado”.  En los últimos años de crisis económica y de sufrimiento para muchos seres  en el  mundo,  ha sido posible percibir los efectos perversos  de la creciente movilidad de los flujos financieros;  además de los usos delictivos y opacos en los circuitos bancarios, especialmente los que permiten acceder a los Centros  Offshore.

La palabra inglesa “ offshore”, se refiere a centros financieros- ubicados en países o territorios- en que  está legitimada una reglamentación para actividades financieras de dineros  extraterritoriales. Garantizan a sus clientes  reservas en capital y vigilancia.  Organismos como el FMI y OCDE, se han referido a algunos de dichos centros financieros, de participar en la “economía del crimen” o incluso del terrorismo internacional.

Los “Paraísos Fiscales” de mayor recurrencia están ubicados en islas del mar Caribe y dependen administrativamente de Gran Bretaña; son Barbados, Bahamas, Bermudas, las Islas Caimán y las islas Vírgenes Británicas. En esta última  Lawrence Golborne tiene registrada una sociedad con el nombre de “Sunford Managment Corp”, la cual no declaró patrimonialmente cuando asumió como Ministro de Obras Públicas.  Sus justificaciones sobre la no declaración,  lo hundieron aún más. El formar parte de una economía sumergida y enrolarse entre los  mal vistos “ viajeros fiscales” lo hacen impresentable como presidenciable.

Un lector de  El Mercurio  a propósito de lo acontecido con Lawrence Golborne, ha traído a  colación  aquella máxima de un famoso pensador  que dictamina…”El honor no se gana en un día, para que en un día pueda perderse. Quien en una hora puede dejar de ser honrado, es que no lo fue nunca”.