An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy811
mod_vvisit_counterAyer657
mod_vvisit_counterSemanal4317
mod_vvisit_counterMensual16062
mod_vvisit_counterTodos2103324

DESDE MI BALCON NATALINO: LA UNIVERSIDAD Y SU MISIÓN PERDIDA

Escribe: Ramón Arriagada

 

Parece increíble que instituciones tan beneméritas como han sido las Universidades, estén contribuyendo- para cumplir con  sus políticas de  financiamiento - a correrle el lazo en el cuello a nuestra clase media.  Una de mis crónicas pasadas la dediqué  a informar  como los bancos se subieron por el chorro, ofreciendo créditos propios  “super-estudios”, mimetizándolos con el ahora desprestigiado Crédito con el Aval del  Estado (CAE) y los créditos Corfo.

Lo concreto es,  cuando se supo que producto de las movilizaciones estudiantiles ningún profesional endeudado,  iba  a pagar más allá de un porcentaje de su sueldo. Que los créditos al cancelarlos  no pagarían más de un 2 % de interés. Los endeudados respiraron con el alivio de Muxol. Hoy,  la clase media  decepcionada, canturrea… “señores que vergüenza, que clavos fabricáis, el pueblo se da cuenta de cómo lo engañáis”. 

Los créditos de los bancos para estudios superiores,  siguen pagando las tasas de un crédito de consumo.  De pura vergüenza, la mayoría  de las instituciones bancarias,  han eliminado  este año sus ofertones  para educar hijos. Los trípticos mostrando licenciados con togas, rodeados de sonriente familiares,  desaparecieron.

En esta “quitá de paraguas” a la clase media emergente y sufriente, colaboran  las universidades, los sagrados templos del saber, que siguen subiendo los precios de las carreras, aumentando la distancia entre  el arancel real y  el arancel de referencia.  Los hasta  ayer faros del conocimiento,   con comunidades rigurosas en fijar su filosofía,  el sistema las ha obligado a obtener plusvalía en  su función de educar.  Elegante manera de eludir la palabra Lucro.

Si bien es cierto la clase media por problemas de convencionalismo y arribismo es incapaz de organizarse y gritar públicamente sus penas, lamiendo silenciosamente sus heridas;   es capaz de generar corrientes de opinión, como napas subterráneas que socaban cualquier terreno.   El titular del diario “La Segunda” del sábado pasado es reflejo del estado nefando, indigno  al enfrentar la clase media un nuevo drama:   cómo financiar la brecha  entre lo que cubre el fisco y el arancel real de las carreras.

 

El noble concepto de Autonomía, que siempre defendieron nuestras Universidades, hoy es utilizado para presionar a los futuros clientes, elevando los aranceles a su acomodo y amaño, siendo  incapaz el Estado de intervenir en la avalancha de precios.Otra razón para pensar que la  Universidad perdió su misión.