An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy608
mod_vvisit_counterAyer746
mod_vvisit_counterSemanal3457
mod_vvisit_counterMensual15202
mod_vvisit_counterTodos2102464

DESDE MI BALCON NATALINO CON UN CAÑON, IMPOSIBLE MATAR UN GORRION

La literatura relacionada con el alcohol y su consumo, ha dedicado largos estudios a los aspectos culturales involucrados.  En otras palabras, medir la actitud de las personas, para justificar el beberen exceso. 

 

En nuestra región de Magallanes, en una medición de actitudes frente al consumo de bebidas alcohólicas, ha quedado en evidencia que las personas beben más de lo normal, justificando su conducta por las siguientes  creencias:

 

 

1.-  Las bebidas alcohólicas sirven para combatir el frío

2.-  Las bebidas alcohólicas ayudan a la digestión

3.-  Las bebidas alcohólicas facilitan   la amistad.

 

Con todos estos prejuicios en nuestro medio, respecto del  alcohol etílico, debe enfrentarse día a

día la nueva Ciudadana Ilustre de Magallanes, la enfermera Mirna Pavlov. Si sumamos a lo

anterior el deterioro síquico y orgánico de las personas que caen en el círculo de la dependencia a

esta droga, hay razones fundadas para  decir, que la profesional  galardonada, tiene los méritos para

ser una mujer  destacada  y destacable.

 

A Mirna Pavlov la conocí a fines de los años setenta cuando llegó a trabajar con nosotros en

los clubes de recuperados alcohólicos de Punta Arenas. Éramos un grupo de profesionales entre los

cuales había médicos, asistentes sociales y otros. Todos voluntarios en esta tarea. Después de

1978,  del casi conflicto, el ambiente en Punta Arenas estaba enrarecido. Muchos hombres

olitarios buscando refugio en la embriaguez.

 

La joven enfermera Pavlov, llegada al grupo, fue factor fundamental para proseguir la tarea, cuando 

el  núcleo se dispersó por razones profesionales, humanas y políticas. Con el tiempo supe, 

desapareció el Club de Recuperados “Los Calafates” y su humilde local de la calle Serrano;  llegó

a tener hasta un  Grupo de  Rescate, encargado de ir a buscar a aquellos, que  queriéndose poner

a prueba, recaían en el intento.

 

La tarea de Mirna, como de los equipos de salud dedicados a amortiguar las adicciones  por el alcohol,

las drogas y el juego, se ven empequeñecidos por la publicidad aplastante de quienes se lucran

con sus efectos.  Pero es sabido que con  un cañón no se mata un gorrión.

 

 ¿Cómo hacer entender? … que en Arica se consumen muchos litros de trago, pero para combatir

el calor; que el alcohol en exceso retarda la digestión;  y que bajo los efectos de una borrachera,

pocas veces hay amistad, el hombre se transforma en hombre  chancho,  por supuesto que con el

debido perdón de los  porcinos.