An error occured during parsing XML data. Please try again.

Contador

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy597
mod_vvisit_counterAyer880
mod_vvisit_counterSemanal6827
mod_vvisit_counterMensual18825
mod_vvisit_counterTodos1180674

DIRECTOR DE FONASA: “GRACIAS A NUESTRA FISCALIZACIÓN, HEMOS SACADO DEL TRAMO A UN MILLÓN Y MEDIO DE NO INDIGENTES”

El Director Nacional de Fonasa, Mikel Uriarte , se refirió hoy a los avances que ha logrado la institución en la detección y reclasificación de personas que figuraban como carentes de recursos, en tramo A, en circunstancias que sí reciben ingresos.

“Cuando asumimos este gobierno, había casi 5 millones de personas en el tramo A. Hoy, los últimos datos apunta que son 3,2 millones de personas, lo que es más coincidente con las cifras del Ministerio de Desarrollo Social, que cifra en 2,6 millones las personas pobres. Esta es la cifra más baja histórica de personas en tramo A, pues siempre había sido el más numeroso. Pero también hemos reclasificado a los que están en los tramos B, C y D. Ha sido un trabajo titánico, pero nos ha permitido recaudar $600 millones de dólares anuales en los últimos dos años, lo que nos permite aumentar los cupos en programas de salud, implementar la libre elección para las personas con pensión básica solidaria, etc.”, enfatizó.

Recordó que desde 2010 Fonasa inició un trabajo en conjunto con el Servicio de Impuestos Internos (SII) para cruzar las bases de datos. “Así, pudimos sacar un millón y medio de personas que figuraban en el tramo A y no eran indigentes; más aún, había personas que ganaban más de $5 millones. Eso rápidamente se fue corrigiendo y focalizando los recursos en quienes realmente lo necesitan”, sostuvo.

 

A juicio de Uriarte, la mayor parte de los chilenos son honestos y pagan lo que corresponde para su salud. “Y son los mismos asegurados los que hoy están denunciando a quienes abusan del sistema”, advirtió.